Migas canallas

Migas canallas

Las migas son otro de los grandes inventos de la humanidad ibérica y en este caso las migas canallas no deja de ser una mezcla entre las extremeñas, las manchegas y las andaluzas.

Es una receta de aprovechamiento, humilde y en general eso suele ser sinónimo de rico pero calórico. Es así, pero no te asustes no tienes que comer un kilo ni todos los días. Si tienes algún amigo «hiperdietado» es buen momento para que se haga pecador o no le invites. Seguramente trate de convencerte de las bondades de abandonar los carbohidratos simples y pasarte a la dieta proteica y que a él le va muy bien y es muy feliz y un montón de mierdas similares. Aleluya.

Dificultad

Muy fácil lo podría hacer un orangután y seguramente mejor que tú.

Ingredientes

  • Pan de calidad de un día o dos
  • Pimentón dulce
  • Pimentón picante
  • Una cabeza de ajos
  • Chorizo
  • Pimiento verde
  • Un vaso de agua
  • Sal
  • Aceite

La noche anterior a elaborarlas, se desmigaja la hogaza y se salpican las migas con agua (1 vaso). Se les añaden 1 o 2 ajos machacados y un poco de pimentón (1 cucharadita de cada tipo) y se tapan.

Al día siguiente, se calienta el aceite en la sartén. Freír 3 o 4 ajos enteros durante unos minutos para que el aceite coja sabor, y después retirarlos. Freír el pimiento verde y reserva. En el mismo aceite el chorizo cortados en trocitos, freír hasta que estén dorados.

Incorporamos la miga de pan y el pimentón y se le va dando vueltas a todo lentamente a fuego bajo hasta que se hagan. Deben quedar sueltas y doradas por lo menos a mí así me gustan.

Maridan con un huevo frito o dos, siempre cerca de la bota de vino.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.