Ragú napolitano

Ragú napolitano

Esta es la receta de una de las comidas más típicas italianas, de los domingos en casa de la mamma toda la famiglia junta. El ragú napolitano, junto con la pizza napolitana (ya os daré mi receta para torpes que os hará quedar como un pizzaiolo) es uno de los platos más sabrosos de esa región de Italia. En algunas rectas incluyen un filete relleno y frito, yo lo hago como me enseñaron, sin filete. También se pueden añadir carne de cerdo, yo particularmente siempre la hago solo con ternera y el cerdo en formato salchicha. La ventaja de este tipo de platos es que te haces más cantidad y congelas, luego puedes comerlos con pasta, arroz, patatas o el acompañamiento que más te guste en varias semanas. Congelado aguanta varios meses.

Ragú Napolitano

Como siempre a la hora de comer pasta o recomiendo comprar alguna de calidad, que las hay y no son muy caras. También podéis hacer la pasta vosotros mismos, es muy fácil y rápido, ya os pasaré la receta.

 

La tradición manda que se tome la salsa del guiso con la pasta y las carnes después, el hambre puede hacer que lo comas todo junto en el mismo plato o palangana, allá tú con tus modales.

 

Dificultad:

Alta si eres un cagaprisas o estás atufao de coñac.

Ingredientes:

Para 8 personas

  • 1.000 g de carne de ternera para guisar (morcillo, por ejemplo o la que te recomiende tu carnicero de cabecera), cortada en dados grandes.
  • 6 salchichas de calidad o en su defecto una o dos butifarras.
  • 4 lonchas gruesas de panceta o tocineta o bacon no ahumado.
  • 1 punta de jamón no muy grande (opcional).
  • 2 litros de tomate triturado, de calidad no mierdas, recomiendo este.
  • 100 g de tomate concentrado (opcional sí, pero altamente recomendable).
  • 250 ml de vino tinto (bueno o muy bueno).
  • 1 cebolla grande.
  • 1 diente de ajo o dos o tres si te estás protegiendo de Drácula.
  • Aceite de oliva, con moderación que no sea un baño de grasaza.
  • Sal, poca.

Para la pasta:

500 g de pacheri, ziti o la pasta que te ponga.

Cómo se hace:

1. Lavate las manazas.

2. Pica la cebolla y rehoga con un diente(s) de ajo(s) en la cazuela a fuego suave unos 10 minutos.

3. Incorporar la panceta cortada en dados grandes y rehogar 5 minutos más. Retirar parte de la grasaza o no, si quieres ser de Gordor.

4. Añadir el morcillo  y rehogar hasta que pierdan el color rojo, removiendo de vez en cuando. Salar ligeramente. Introducir la punta de jamón.

5. Mojar con el vino y dejar que evapore hasta que no huela a alcohol (unos 3 o 4 minutos).

6. Sumar el concentrado de tomate, si se tiene, y remover bien. Por último, añadir el tomate, salar y dejar que se haga a fuego lo más lento posible unas cinco o seis horas, con la cazuela tapada pero no del todo. Remover de vez en cuando por si se pega. Si eres un cagaprisas en la olla rápida se hace en 30´más o menos.

7. Cocer la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante. Servirla acompañada de la salsa ragú y las carnes aparte.

La tradición manda que se tome la salsa del guiso con la pasta y las carnes después, el hambre puede hacer que lo comas todo junto en el mismo plato o palangana, allá tú con tus modales.

Un consejo de vago: aunque la receta es para ocho personas de buen comer, te recomiendo hacer más cantidad de ragú y congelar lo que sobre para comerlo más adelante con pasta recién cocida. Así ahorrarás tiempo, esfuerzo y electricidad. 
Maridaje: recomendable un tinto joven o de media crianza, uva tempranillo, garnacha. También marida muy bien con una buena cerveza, el tomate y la cerveza se molan.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.