Pastel de carne a la Guinness

Pastel de carne a la Guinness

El pastel de carne es de esas recetas que han caído en desuso y son un poco viejunas, como las empanadas te arreglan una comida o cena mejor que bien.

Siempre asocio el pastel de carne a la cocina inglesa, a la irlandesa y en este caso es claramente una receta de allí.

El secreto de este pastel es hacer un buen guiso y ya que te pones haces más cantidad y la congelas y tienes para otro día. El otro secreto fundamental es no beberse toda la Guinness, deja algo para el guiso, borachuzo.

Dificultad

Laborioso, pero te puedes atufar a Guinness

Ingredientes

800g de carne de ternera

400ml de cerveza Guinness

1 cebolla

2 zanahorias

2 dientes de ajo

150 g de champiñones

1 lata de 400g de tomates enteros pelados

15 cebollitas blancas  en vinagre, facultativo

1 cucharadita de tomillo y otra de romero

1 huevo

2 paquetes de masa para pizza o empanada de la que vine extendida y enrollada. No utilizar hojaldre

Harina, sal, pimienta, aceite y una pizca de mantequilla

Troceamos la carne en dados mas bien pequeños, también la cebolla, los champiñones y los tomates (conservando el líquido de la lata). Picamos o machacamos el ajo, cortamos la zanahoria en medias rodajas y lavamos las cebollitas para quitarles el exceso de vinagre.

Salpimentamos la carne y la enharinamos, si quieres puedes pasar de la harina. En una olla echamos el aceite y ponemos la carne a fuego medio-alto 2-3  minutos o hasta que esté dorada, bajamos el fuego al punto medio y añadimos la cebolla picada, echando un poco más de aceite si vemos que hace falta. Después de 2 minutos añadimos los champiñones laminados o a cuartos, las cebollitas y la zanahoria junto con el ajo, el romero y el tomillo. Esperamos un par de minutos más y echamos el tomate troceado, el líquido de dentro de la lata de tomates y la cerveza.

Mezclamos bien y en cuando empiece a cocer bajamos el fuego hasta casi el mínimo (3 de 10). Dejamos cociendo 2 horas y removemos de vez en cuando, si lo haces en olla rápida con 25′ valdría. Al final tiene que haber reducido muchísimo, quedando una salsa marrón oscuro muy espesa, si no fuera así dejad en el fuego hasta que reduzca.

Precalienta el horno a 200°, extiende la masa dentro del molde al que hemos untado mantequillaza, cortamos un trozo de un dedo más grande por cada. Echamos el relleno y tapamos con otro círculo de masa un poco más pequeño. Unimos los bordes y les damos forma pellizcándolos para que quede chulo. Hacemos un agujerito en la parte de arriba para que escape la presión y lo pintamos todo con huevo batido. Horneamos hasta que se dore.

Se puede acompañar con una ensalada, guisantes o si eres un gordor como yo, con puré de patatas. Y un buen chorretón de salsa.

Marida con Guinness, dos litros.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.